Una Decisión de Vida… o Muerte

“Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.”

Gandalf

Este párrafo, extraído del genial libro de J. R.R Tolkien, El Señor de Los Anillos, define de una manera muy clara una de las razones principales del respeto a la vida. Frodo, quien es uno de los personajes de esa historia, se encontraba hablando con Gandalf, el sabio mago y guía del grupo. Ambos debatían acerca de quitarle la vida a otro de los personajes macabros de esa historia: Gollum.
Es muy común hoy en día, perder de vista el fundamento del respeto a la vida, la dignidad de la persona humana. Tomamos decisiones muy a la ligera, basadas en meras percepciones superficiales e influenciados por las ideologías de moda.
Dignidad, es el honor y respeto de la persona. Es el valor intrínseco que todos poseemos por el simple hecho de ser personas. Este valor, se posee desde la concepción del ser humano, hasta su muerte natural en todas las etapas de la vida de una persona. Estas etapas de la vida de la persona, también incluye sus condiciones sociales. Es decir, pobres y ricos; inmigrantes y refugiados, etc. Creo conveniente citar lo que dice la Constitución Pastoral Gaudium et Spes en el numero 27:
“Descendiendo a consecuencias prácticas de máxima urgencia, el Concilio inculca el respeto al hombre, de forma de cada uno, sin excepción de nadie, debe considerar al prójimo como otro yo, cuidando en primer lugar de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente, no sea que imitemos a aquel rico que se despreocupó por completo del pobre Lázaro.
(…) No sólo esto. Cuanto atenta contra la vida -homicidios de cualquier clase, genocidios, aborto, eutanasia y el mismo suicidio deliberado-; cuanto viola la integridad de la persona humana, como, por ejemplo, las mutilaciones, las torturas morales o físicas, los conatos sistemáticos para dominar la mente ajena; cuanto ofende a la dignidad humana, como son las condiciones infrahumanas de vida, las detenciones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; o las condiciones laborales degradantes, que reducen al operario al rango de mero instrumento de lucro, sin respeto a la libertad y a la responsabilidad de la persona humana: todas estas prácticas y otras parecidas son en sí mismas infamantes, degradan la civilización humana, deshonran más a sus autores que a sus víctimas y son totalmente contrarias al honor debido al Creador.”
Nuestra vida esta llena de decisiones, y muchas de ellas son decisiones de Bioética, que sin darnos cuenta estamos tomando. Pero debemos de formar nuestras conciencias para tomar decisiones sabias (al estilo Gandalf). Son decisiones de vida o muerte, para nosotros mismos o nuestro prójimo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: